Lavado de motores

Algunas piezas que podemos encontrar en los procesos de lavado de motores pueden ser bastante delicadas. Seguramente alguna vez has lavado el coche y has utilizado el clásico método de lanzar agua a presión.

Este método suele ser bastante efectivo para una limpieza superficial… sin embargo, si nos estamos enfrentando a piezas mucho más delicadas, la cosa cambia. Este método que parecía tan bueno se va a convertir en algo mucho más agresivo.

Si las piezas tienen una estructura muy frágil, pueden llegar a romperse y eso nos acarrearía todo tipo de problemas de cara al futuro.

Debido al alto precio de algunas piezas, es conveniente analizar la forma que tenemos de lavarlas. Es por ello por lo que se recomienda el “lavado de motores” utilizando una máquina de ultrasonidos.

Algunos problemas recurrentes

Si no eres un entendido en el ámbito de la mecánica, probablemente no seas capaz de identificar qué tu coche, porque no arranca o el motivo de que haga esos ruidos tan extraños. En realmente pueden haber un sinfín de motivos que lo expliquen.

Puede darse el caso de que, por ejemplo, una pieza (como los filtros) hayan acumulado una gran cantidad de suciedad y necesitaremos de un buen método para conseguir limpiarlos. Como ya hemos comentado anteriormente, son piezas muy delicadas y no podemos pasarlos por el chorro a propulsión de agua de la forma tradicional. En este caso necesitaremos de un procedimiento mucho menos perjudicial e invasivo.

Lo más habitual es que una pieza ya no funcione como debería. Desgraciadamente esto es muy habitual. El coche es un elemento que tiene un desgaste casi continuo, por lo que no es raro que las piezas que valían en un principio se acaben rompiendo.

El problema viene cuando nuestro coche tiene ya mucho tiempo. Es en esos casos cuando las piezas no son nada fáciles de encontrar. Si tenemos mucha suerte, las encontraremos nuevas… aunque lo habitual es encontrarlas de segunda mano.

La mayoría son perfectamente válidas, solo tendremos que lavarlas para eliminar cualquier resto de suciedad y cualquier otro elemento que pueda afectar a su funcionamiento.

En ese caso también podemos utilizar las “máquinas de ultrasonidos” para el lavado de motores y dejarlas como nuevas, como si acabásemos de comprarlas. Ahora ya sabes el método que se suele utilizar el lavado de los motores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *